28 sept. 2010

[Xile] Entrevista a Ariel Zuñiga para el periodico el Ciudadano


Ariel Zuñiga, autodenunciado por “Caso Bombas”: “La fiscalía se ha comprado un enemigo que no les teme y que está mejor preparado que ellos”

Ariel Zuñiga entrevistado por Cristóbal Cornejo

Hace una semana, Radio Bio-Bio acusaba recibo de un curioso hecho: “Joven anarquista se autodenuncia via Twitter como protesta para ser investigado por el Caso Bombas”. El joven aludido es Ariel Zuñiga Nuñez (AZN), egresado de derecho hoy devenido en compulsivo escritor del blog Violencia y Control Social (VCS), sitio que registra, en promedio, cien visitas diarias, y cuyos artículos y ensayos son reproducidos por la red Alterinfos y difundidos por las redes sociales.

Su autodenuncia (en la foto más abajo) fue presentada en el 8° Juzgado, lugar donde por cuatro años se llevó la investigación del “caso bombas” hasta que fue asumida por el Fiscal Alejandro Peña y trasladada –no sin polémica- al 11° Juzgado, perteneciente a la Corte de San Miguel. La acción, ofensiva y defensiva, se justifica en cuanto los motivos para la detención de 14 jóvenes, en relación al caso, eran sus ideas, la “literatura subversiva” que poseían, elementos como extintores y otros presentes en cualquier casa, por lo que Zuñiga consideró que también debería estar preso o, al menos, con sus comunicaciones intervenidas y potencialmente allanable.

¿Cuál es el sentido que tiene esta autodenuncia? ¿Demostrar las contradicciones del propio sistema judicial?

“Muy pocos han entendido mis motivaciones. Hay algunos que lo ven como un gesto de arrojo caballeresco y otros que creen que esto me protege. Todos ellos se equivocan, porque ven en esta acción un mero espectáculo. Mi pellejo está en juego, no estoy blindado (…) Es una medida defensiva. Muchas veces en mi vida sufrí la violencia, la represión y la injusticia. Estudié leyes para defenderme, me he adelantado otra vez a su jugada y antes que me rompieran la puerta y me quisieran montar un juicio (ya lo hicieron con Asel Luzarraga, con los 14, con los Mapuche y muchos más), me he puesto en vitrina para que, si me quieren latigar, todos vean y escuchen los latigazos.”

¿Qué opinión le merece la actuación de la Fiscalía en este caso?

“La fiscalía se ha transformado en una asociación ilícita terrorista destinada a infundir terror en la izquierda de verdad. Alguien tiene que detenerlos. Es una causa que debiera implicar a todo el país, pues la inquisición no es algo que afecte sólo a las brujas y a los licántropos. Se ha llegado a un límite en que se debe responder de modo contundente. Estoy resignado, si debo ir a la cárcel iré y aprovecharé para leer y escribir todo lo que tengo pendiente, pero los que están montando juicios me sustituirán en la celda tarde o temprano y ellos no leen ni escriben.

Acusar a una persona sin pruebas, abusar de la ley, utilizarla de mala fe, cumplir fines distintos a los legales y legítimos en dicha aplicación, es un delito. Los fiscales que han montado juicios han incurrido en el delito de prevaricación a lo menos; existen además una larga estela de instrumentos públicos falsificados. Los jueces que los han avalado sospechando aquello también son prevaricadores.

Si se quieren deshacer de mí les recomiendo que me peguen un balazo porque, aunque tarde toda mi vida, los jueces y fiscales que han montado juicios irán presos, será mi segunda ocupación después de escribir, desde aquí en adelante.”

DERECHO, TECNOLOGÍA E IZQUIERDA

En cuarto medio, AZN fue expulsado “por sus ideas” del Liceo de Aplicación y, al no encontrar matrícula en Santiago, terminó su paso por el colegio en Temuco. Decidió estudiar derecho ya que “no quería ser víctima nunca más de la injusticia”.

Lo hizo primero en la Universidad Austral, donde conoció a Carlos Peña, quien lo invitó a cambiarse a la Universidad Diego Portales (UDP). En este lugar, su participación política le trajo “muchos problemas”, siendo finalmente “expulsado de un modo eufemístico”. Eso a mediados del 2000, cuando tenía 23 años.

Terminó su carrera el 2006 en la Universidad Central, luego de hacer práctica profesional en la Corporación de Asistencia Judicial.

Y luego de estas experiencias ¿cuál es hoy su relación con el Derecho? ¿Lo ve como una herramienta, quiere mejorarlo, quiere destruirlo? La autodenuncia se enmarca en un acto judicial…

“El derecho es una herramienta, es como un taladro, ni bueno ni malo. Es el modo en que se dialoga en una sociedad jerarquizada y disciplinada; en vez de comunicación existen leyes, decretos o, simplemente, el uso de la fuerza bruta justificada con el derecho. El derecho es el castigo, la justificación del castigo y la prefiguración normativa del castigo.

Yo aspiro a que la humanidad consiga, conscientemente, producir la mayor revolución en 20.000 años. Siendo consciente será la más importante de la humanidad. Cuando el hombre se libere de la opresión propia no existirá Estado y por lo mismo tampoco su idioma, el derecho.”

VCS apareció junto con el Transantiago, a finales de febrero del 2007, pero se había comenzado a escribir años antes, en las paredes de la UDP. Escritor prolífico desde su época de estudiante secundario, aclara, no obstante, que lo suyo no es la escritura. “Me puse a escribir porque me quedé solo, sin nadie que me escuchara y sobre-intelectualizado”.

El nombre del blog se relaciona con su experiencia en los foros homónimos del Centro de Investigaciones Sociales (CIS) de la Universidad Arcis y en actividades académicas en que representó a la UDP. Después “todo cuajó” en el Grupo de Estudios sobre Violencia y Control Social (Vicso), cuya intención fundacional era la de combatir a Paz Ciudadana, “culpable de casi todo lo nefasto de lo que hoy ocurre en represión y violencia de Estado”.


¿Cuáles son las posibilidades y desventajas que ve en las tecnologías de información y comunicación en la lucha antagónica al capitalismo?

“Toda lucha debe hacerse en el mundo real, esto implica en el mundo actual. Siempre las guerras se han ganado disponiendo de la tecnología de punta. No veo una separación tajante entre Internet y el mundo, ya que vivimos en una sociedad cibernética.

En segundo lugar, los cambios no los vamos a realizar enfrentándonos con mazos y lanzas. Si Internet atomiza a la sociedad quizá es porque ya está atomizada en una estructura en que se manda u obedece, en que se abusa o se es abusado, en que se explota o se es explotado. Dicho de otro modo, Internet es un terreno nuevo, es como un nuevo mundo, en que es posible dialogar sin imponer, es decir, en donde es posible la acción comunicativa. Pero eso no significa que sea la panacea, tampoco que haya que satanizarlo. Son los tiempos que corren y yo soy un hombre de mi época.”

¿Se considera anarquista? O más bien, ¿desde que tradición y perspectiva política se alimenta e interviene en la sociedad?

“Yo soy de izquierda. La izquierda pretende la materialización del programa de la Ilustración: Libertad, igualdad y fraternidad (…) La Revolución Francesa cambió sólo el decorado. Desde que hay Estado, hace doce mil años, no existe una ‘nueva forma de gobernar’. La diferencia entre la socialdemocracia y la extrema derecha pasa en cómo se miente y se castiga, no existe una discrepancia con la estructura jerárquica y disciplinada de la humanidad.

La diferencia entre anarquismo y comunismo es absurda. Vivimos en un sistema jerarquizado, por lo tanto nadie es ni comunista ni anarquista. Distinto es decir ‘pretendo el anarquismo, lucho por el anarquismo’. Anarquismo y comunismo, separada la paja y el grano, son lo mismo. Materializar los valores de la Ilustración implica que nadie gobierne ni sea gobernado por otro (anarquismo) y que nadie tenga más que otro (comunismo). Es hablar de lo mismo, algo que es separable sólo analíticamente, y burdamente, en política y economía”.

¿Hacia dónde cree que hay que apuntar para una lucha contra el capitalismo pueda tener algún efecto en corto, mediano o largo plazo?

“El proyecto de la izquierda es tan ambicioso que es iluso pretender que todo se concrete en nuestras breves vidas. Por lo mismo, el ‘mientras tanto’ también es el terreno de la izquierda, siempre y cuando sea un ‘mientras tanto’ consciente en que sólo es eso y que no es una revolución como plantean muchos demagogos.

Si me preguntas sobre Chile te respondo en pocas palabras: Nacionalización o venta justa de nuestros recursos naturales, en especial del cobre, litio y molibdeno, que es donde el ‘cogoteo’ es más escandaloso; y transformar a Chile en una República constitucional y democrática. Esto último te lo digo porque nuestra clase dirigente se comporta como un ejército de ocupación y nuestra sociedad está organizada como un gran fundo, ni para feudo le da”.

Mientras tanto, Ariel Zuñiga sigue escribiendo y ahora transmite todos los miércoles a las 3 de la tarde con una cámara web en lo que ha llamado “Se viene el estallido”. En esta especie de programa de televisión vía twitcam analiza una serie de temas de la contingencia e interactúa con quienes le hacen comentarios o preguntas.

En cuanto a la autodenuncia, espera que la Fiscalía decida si lo va a investigar formalmente o no. Advierte que si no lo hace, reclamará a ésta y luego al Tribunal. “La idea de fondo en esto es solicitar que se anulen las medidas intrusivas en mi contra, es decir, que corten el sapeo”, concluye.

(Tomado de El Ciudadano)

No hay comentarios:

Publicar un comentario