26 may. 2011

[Sol | Madrid] Más indignación y menos circo. Autocrítica sobre acampada en Sol]

Por favor, no perdamos el Norte. La gente llenó esta plaza para luchar contra un régimen putrefacto, no para aprender a tocar la guitarra o a confeccionar disfraces.

Escribo esto no como reproche sino como autocrítica constructiva y llamada de atención. El movimiento 15M, a fuerza de sacrificios y esfuerzos ha conseguido un éxito sin precedentes y demostrado una capacidad de organización técnica impresionante. Por eso mismo no podemos desaprovechar ese éxito y esa energía, y creo que lo estamos haciendo. Esto está escrito en Madrid, pero sé que vale también para, al menos, varias de las acampadas de otras ciudades.

Tras los palos y detenciones del día 15 y el desalojo del día 16, miles y miles de personas sin experiencia militante inundaron Sol. Reocuparon la plaza más emblemática de España desobedeciendo las leyes del Estado, invadieron Sol para volcar su rabia, su indignación y su odio contra un régimen mafioso de políticos y banqueros.

El régimen ya no podía, ni puede, aplastarnos por la fuerza pues los disturbios serían monumentales y desastrosos para un gobierno en crisis como este. Además, en esta situación la represión haría crecer exponencialmente el movimiento. El enemigo estaba a la defensiva, desbordado y a verlas venir. Su única opción era y es apaciguarnos con mano izquierda, contenernos, entretenernos, influirnos jugando a poli malo poli bueno, hacer que seamos nosotros mismos los que abandonemos "su" plaza y que encima creamos que la decisión es nuestra. No pueden destruirnos a palos, pero ven que pueden influirnos para que nos volvamos inofensivos.

¿Y qué hacemos nosotros? ¿Qué hemos hecho para aprovechar esa enorme fuerza, esa inmensa rabia rebelde de decenas de miles de personas dispuestas a acudir a Sol a desafiar ilegalizaciones y ultimátums? ¿Hemos quizás amagado con ocupar el Banco de España que está a 3 minutos andando de Sol, o la sede de la Telefónica a dos calles de distancia, o ir en masa a gritar un poco frente a La Moncloa, todo recto por Gran Vía y Princesa para arriba? No. Hemos creado mil y una comisiones y subcomisiones. Talleres artísticos, recitales, abrazos gratis y consejos para encontrarte a ti mismo. Hoy Martes 24 de Mayo por la mañana entro en la web para ver horarios de asambleas y comisiones del día y no encuentro nada de eso, en su lugar encuentro los horarios para la performance de embarazadas, para la reunión de clowns y el taller de hornos solares. ¿Perdona? Todas esas cosas pueden estar bien, pero no tocan ahora. Para nada. Ahora toca luchar y no malgastar la fuerza acumulada. Lo de días pasados fue una insurrección y es un error el encauzar y domesticar esa energía transformadora en simples actividades que puedes encontrar en cualquier centro municipal. Lo que no pudo hacer la policía y el gobierno podemos estar haciéndolo nosotros, quiero pensar que inconscientemente: matar la revuelta, dormirla, aburrirla, dispersarla, en definitiva hacerla inofensiva para el régimen.

El Gobierno nacional, tras vender su alma a la banca, está más débil que nunca, inmerso en una enorme crisis política, con rencillas internas y con una enorme presión dentro del propio régimen para que dimita. Al mismo tiempo, la energía popular, el espíritu rebelde de la gente, el odio y el desprecio hacia banqueros y políticos está en su nivel más alto desde hace muchos años. Es momento de ser audaces y de ir para adelante, la situación nos permite mucho margen para atacar, para forzar, para presionar. Tenemos la carta ya ganada de la fuerza simbólica y física de la Puerta del Sol y del resto de plazas del país, no la perdamos, usémosla para atacar, para ganar, no para pasar un buen rato viendo el circo.

PD. Por cierto, no olvidemos a los detenidos. ¿Qué es eso de que una comisión ha entablado conversaciones con altos cargos de la Delegación de Gobierno sobre la continuidad de la acampada, cuando hay 24 compañeras y compañeros detenidos y apaleados bajo acusaciones falsas? Primero que retiren los cargos de los compañeros, luego a lo mejor les dejamos sentarse bajo una carpa a que nos cuenten, con luz y taquígrafos, de qué van. Son profesionales de la mentira, el paternalismo y la amenaza mafiosa, no podemos dejar que dos chavales recién salidos de la facultad negocien nada en privado con esa gente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada