31 may. 2011

[Debat] Los zombis socialdemócratas te sonríen… no huelas su apestoso aliento

El artículo de Público del 29/05/2011 titulado “15-M: La nueva utopía tiene los pies en el suelo” (http://www.publico.es/espana/378927/15-m-la-nueva-utopia-tiene-los-pies-) es un auténtico desfile de académicos alcahuetes (con alguna honrosa excepción) y de alegres vampiros recuperadores buscando ansiosamente algo fresco que llevarse a la boca. Empecemos por la metáfora del “pájaro metálico”, el “piloto y las luces” de Ignacio Urquizu, y el ancestral deseo humano de invadir los celestes dominios de Dios: Como decía el socialista libertario francés P. J. Proudhon este no es más que una metáfora del conjunto social, una cristalización que tiende a anular los aspectos dinámicos que nos muestra el devenir siempre errático de la historia. El organismo mecánico sucede así al organismo pluricelular del sociólogo Herber Spencer y al conjunto “tendiente hacia Dios” de la filosofía kantiana de Krause y Ahrens. El correlato digamos “estructural” a estas transformaciones conceptuales no fue otro que la fuerte impronta del desarrollo del maquinismo industrial de principios del siglo XX, y en adelante, con sus consecuencias de disciplinamiento erótico del cuerpo para hacerlo funcional a la explotación capitalista: Ignacio Urquizu no nos quiere (hay que decirlo ya) a diferencia del gran freudomarxista Herbert Marcuse.

El señor Urquizu, seguramente satisfecho con la imagen de su “pájaro metálico” sin terminaciones nerviosas que ni siente ni padece, obvia la obviedad (valga la redundancia) del “constreñimiento estructural” en la toma de decisiones por parte del Estado: Diferentes estudios de sociología histórica (McNeill, Tilly) han relacionado la génesis de los Estados-nación modernos en Europa con un lento y dificultoso proceso de “conversión civil” a manos del campesinado y la burguesía, por entonces revolucionaria … ¿Contra qué? Básicamente contra las Fuerzas Armadas que son la esencia misma del aparato estatal. Esta nueva centralidad que se otorga a la idea de un Estado genéticamente militar (y que pone énfasis en la crítica a cierto marxismo ortodoxo que no concibe también al desarrollo de los “medios de destrucción” como concomitantes a esta génesis) permite añadir una nueva dimensión a la comprensión de las luchas sociales del siglo XX en adelante: No estaríamos hablando entonces de una lucha contra el “Estado” o el “Capital” sino contra el “Capital-Estado” como fusión indisoluble. Su avión Urquizu no será jamás de pasajeros: esta “constreñido estructuralmente” en una capa de pintura de camuflaje que lentamente y con tesón se fue ocultando por la lucha abnegada de miles y miles de hombres y mujeres cuyos huesos reposan desperdigados por la piel de toro y que gracias a nuestra maravillosa transición, con sus claudicaciones y prebendas, resurge con más fuerza que nunca. Ahí están los hechos para demostrarlo.

En este mismo sentido, el politólogo Toni Comín afirma jocosamente que la causa de la “incapacidad” (no sabemos exactamente para que) de la “izquierda” (si Babeuf levantara la cabeza …) europea es no estar “articulada a nivel europeo”. ¿Articulada para qué? ¿Para seguir erosionando la calidad de vida de la clase trabajadora como hasta ahora y con mayor efectividad si cabe? La socialdemocracia ya ha cumplido con creces su “propio proyecto” Toni Comin: Introducir la confusión imperdonable y el desaliento consecuente entre los explotados al defender al capitalismo bajo la bandera del proletariado. Un giro lingüístico que anula de forma terrible las contradicciones del sistema capitalista desarmando simbólicamente a quienes tienen más razones para oponerse a él. Aunque no por mucho tiempo. Esto lo sabía perfectamente la gran revolucionaria alemana Rosa Luxemburgo: Por eso acabó ejecutada extrajudicialmente por la socialdemocracia alemana, que todo socialdemócrata que se precie admira tanto y tiene como referente.

Por otra parte, resultan paradigmáticas las declaraciones del dirigente de IU Ramón Luque sobre la “comodidad” y el énfasis tan trascendental que le otorga a la substitución fotográfica: Ni una sola mención a los cambios micropolíticos, a la transformación de las cotidianidades, a las esperanzas y los anhelos … no … lo más importante parece ser esta fantasía, políticamente ilusionante para él y su partido, de una cantera “permanentemente renovable” (y situada en un único punto para ser más fácil de localizar, claro). Vamos, un banco de sangre siempre dispuesto a regenerarse por sí a la principal “alternativa” electoral le entra un apretón sanguíneo de noche y está demasiado vieja como para ir buscandolo por ahí (¡ay! ¡qué grande es la ciudad y yo con estos achaques!) a los indignados e indignadas que fluyen constantemente por los entresijos de la cárcel urbana. Y si, en efecto, Juantxo López es “muy positiva” pero sobretodo para superar el discurso “ciudadanista” que Equo representa y su dirigencia de clase media progresista tan bién amoldada a esta fase cognitiva del capitalismo. No queremos su migajas de “desarrollo sostenible” y su “mayor inversión en I+D”: LO QUEREMOS TODO Y LO QUEREMOS AHORA.

La forma en que se presenta el cadáver insepulto del mayo del 68 por parte de Público es realmente insultante: Parece que conviene sacarlo a pasear de vez en cuando, eso sí, sin que se vea el azul mono fabril que se esconde debajo de ese estudiante que se subleva “por aburrimento”, no vaya a ser que a alguien se le ocurra imitar a los millones de obreros franceses que se pusieron en huelga y el Capital-Estado empiece a crujir de verdad. Por otra parte, parece que los jóvenes indignados de hoy no escriben carteles con los nombres de “Plaza Tahrir” o “Plaza Palestina” o siguen con atención los acontecimientos de la siempre incombustible Grecia. Son unos buenos chicos y chicas “con los pies en suelo” que aspiran a un “mejor funcionamiento” funcional (valga la redundancia) de esta mentira democrática de génesis militar, como ya se ha dicho. Fantástico la presentación de la pluralidad y expansión geográfica del movimiento por parte de Público (sarcasmo). ¿Y los puntos consensuados por el movimiento de los indignados con el “pisotón de la economía capitalista” en Barcelona?. Lo único importante, Madrid. Menudo centralismo interesado (sin acritud con los compas madrileños, sólo fue una constatación).

Cobo, fotógrafo de 26 años, el único que no es “experto” ni “dirigente político”, de los que se jacta de consultar Público, es quien aporta una visión más clara sobre el sacudimiento de los remanentes clasificatorios del ni-ni que ha provocado la ebullición popular, el carácter de radical extrañamiento de la Junta Electoral respecto a las protestas y que confirman el progresivo desenmascaramiento de todo el aparato estatal y la capacidad de desbordar todo este tinglado. “Y no me cabe duda que se hará”. Sublime. Cierto Juan Subirats es absurdo exigir que se aporten “soluciones viables” pero no porque “nadie las haya encontrado” sino porque NO EXISTEN dentro de este sistema político y económico. HAY QUE DECIRLO YA. Ante esto que cabe ¿el vacío? En absoluto. Hay miles y miles de experiencias en todo el mundo que nos muestran que la utopía es posible: desde el movimiento Abahlali BasemJondolo de los “asentamientos autogestionados” en Suráfrica (www.abahlali.org) hasta las redes de economía solidaria y autogestiva en Catalunya. NO HAY QUE PROPONER NADA porque el cambio social no es teleológico sino que está por todas partes abriendo grietas cada vez más grandes. Y AHORA MUCHO MÁS.

Hay que ver como Público le da Cancha a Subirats, tres párrafos, para que nos dé una clase magistral de sistemas políticos comparados (que si España que si Alemania) que si el famoso Foro de Porto Alegre … Ninguna presencia de otros planteamientos más asamblearios como el Encuentro Latinoamericano de Organizaciones Populares Autónomas (www.elaopa.org) o el más insoslayable quizás Movimiento de los Trabajadores Rurales sin Tierra (MST) del mismo país y su estrategia de ocupación de latifundios (si esto no es “revolución económica” que baje el “pájaro mecánico” de Urquizu y lo vea). Ese Urquizu idealista nos conmueve: “escuchar todas las voces” la de los banqueros y ciudadanos por igual. Reunámonos si, con el Estado si, ¿todos juntitos de la mano o va a ser por turnos? ¿Y qué hará el Estado, un nodo crecientemente militarista y policiaco, obligar a los banqueros a apretarse un cinturón que trasciende los límites del Estado-Nación con cada vez mayor intensidad en forma de “paraísos fiscales” y otras lindezas? BASTA DE MENTIR AL PERSONAL CON FALSAS ILUSIONES la única solución está en la extensión global de todas las luchas y alternativas sistémicas. El discurso de oponer el Estado al Capital es un remanente “comedor de cerebros” (cerebroooooo …) que hay que sacudirse cuanto antes.

La indignación será antiestatista y anticapitalista o no será

¡Arriba lxs que luchan!

Alma Apátrida (Una humilde contribución de un indignado que está muy lejos pero muy cerca)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada