30 ene. 2011

[Medellín] Los Habitantes del barrio de Altos de la Virgen se niegan a ser desalojados tras el incendio de 176 casas

Colombia, Medellin
Han pasado siete meses desde el último incendio que consumió las casas de 176 familias en el barrio Altos de la Virgen, ubicado en las laderas de la Comuna 13 de Medellín, y aún no hay soluciones concertadas y definitivas para detener la trashumancia de quienes abandonaron sus casas en cenizas con las esperanzas puestas en los subsidios de vivienda que la Administración Municipal les prometió. Peor aún, basados en el argumento de que se encuentran ubicados en una zona de alto riesgo, la Alcaldía de Medellín pretende desalojar a otras 68 familias y reubicarlas en el sector de Pajarito, pese a los problemas de seguridad que ello le acarrearía a los nuevos habitantes.

Durante más de una década Altos de la Virgen ha sido el resguardo de 726 familias desplazadas por el conflicto social y armado que se ha vivido con crudeza en los municipios de San Carlos, Granada y San Luis. Su historia está atravesada por varios desalojos y dos incendios.En mayo de 2002, cuando apenas nueve familias se habían instalado en el barrio, “entraron como 150 hombres del Municipio, con picas en mano. Nos echaron las casitas abajo y nos destruyeron unos cultivos que teníamos de yuca, cebolla, tomate y plátano para poder vivir. Y llamaron a los de Bienestar Familiar para que se llevaran a los niños, pero no dejamos”, dice Luz Mery Duque, una de las primeras habitantes del sector.

A partir de entonces el barrio comenzó a crecer hasta alcanzar el número actual de familias, compuestas mayoritariamente por menores de edad y a la cabeza de madres solas y trabajadoras.

Más tarde, el 30 de diciembre de 2007, se produjo el primer incendio en Altos de la Virgen a causa de un corto circuito. Tres años después, el 3 de junio de 2010, nuevamente el barrio se vio envuelto en llamas, pero en esta ocasión los habitantes denunciaron desde el primer momento que el desastre había sido producido por manos criminales. Fue tal su insistencia, que el Alcalde de Medellín, Alonso Salazar, ordenó a la SIJIN encargarse de la investigación para determinar las causas de la conflagración.

Haciendo caso omiso a estas denuncias, en la Resolución 078-1 proferida por la Corregiduría de San Cristóbal el 16 de junio de 2010, tan sólo trece días después de la catástrofe, se ordena la evacuación definitiva e inmediata de las familias del sector, la Administración expresa que el incendio del 3 de junio “pudo obedecer a un accidente no identificado, conexiones eléctricas defectuosas, fraudes en las redes eléctricas, manejo inadecuado de pipetas de gas”.

Por otro lado, días después del incendio el Alcalde anunció que en la zona del desastre se construiría un parque (1). Aunado a ello, ya han empezado a correr rumores e inquietudes sobre lo que se planea para el sector. “Hace unos días, en una reunión en la Alcaldía, nos enteramos de que es un proyecto de la familia Fajardo. Piensan hacer un parque y una cancha sintética. El proyecto vale 2.700 millones de pesos. Con 2.700 nos reconstruyen el barrio y mejoran la cancha”, dice Luz Mery.

Queda, entonces, la pregunta abierta: ¿Qué hay detrás del incendio y del desalojo en Altos de la Virgen?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada