23 abr. 2011

[USA] informante del FBI contra el ELF arrestado por cargos de droga


La redada del gobierno contra los activistas del medio ambiente en la llamada “Operación Backfire” (o Green Scare) sólo fue posible porque el pirómano, Jacob Ferguson, había accedido a llevar micrófonos, para viajar por el país, e impulsar a sus amigos a hablar de los crímenes del Frente de Liberación de la Tierra.

El gobierno ha reconocido reiteradamente a Ferguson como un “héroe” el Fiscal de los Estados Unidos Kirk Engdall ha dicho que era “esencial” para la investigación contra el mayor movimiento ecologista radical en la historia de EE.UU. A cambio de hacer el trabajo del gobierno, Ferguson, que estuvo involucrado en cerca de 18 incendios provocados, fue condenado a no ir a la cárcel y cinco años de libertad condicional. En otras palabras, el incendiario más prolífico en la historia de los llamados “eco-terroristas” tenía la puerta libre.

Pero Ferguson fue arrestado el pasado 6 de abril de 2011, por cargos de drogas y ahora se enfrenta a una pena de prisión por la violación de su libertad condicional. Hoy será su primera audiencia violación de libertad condicional en la corte federal de Eugene. Creo que esto vale la pena destacar por varias razones.

La historia de Ferguson envuelto en las drogas no es nueva información. De hecho, el gobierno utilizó esto en su contra con el fin de presionarlo para que se convirtiera en un informante. El FBI estaba al tanto de su historia personal (drogadicción), pero optó por hacer caso omiso de esto porque fue la única pista que había en la detención de miembrxs de la ELF. Este es otro ejemplo de hasta qué punto el FBI ha estado dispuesto a ir, y que negocios turbios están dispuestos a hacer lxs agentes, con el fin de lograr una victoria en la “guerra contra el terrorismo”.

Más info en ingles: http://www.youtube.com/watch?v=F-2hLOEvPzw (Video de Ferguson en entrevista con la CNN desprestigiando al movimiento de liberación de la tierra)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada