27 may. 2010

[Polonia] Policía polaca mata a inmigrante nigeriano. Vídeo y fotos.

El sábado pasado, 22 de mayo, la policía polaca llevó a cabo una operación represiva sorpresa contra nigerianos vendedores ambulantes que estaban vendiendo zapatos en las inmediaciones del estadio en Praga, Varsovia.

En la acción, y usando la fuerza - algunos agentes de policía con armas en la mano - un niño africano fue esposado y tirado al suelo, otros fueron golpeados con porras. Un nigeriano de 36 años, Max, trató de intervenir contra la brutalidad policial, pero recibió un disparo en el estómago y murió.

Momentos después, la policía comenzó a perseguir a los ambulantes, creando pánico en el lugar. Reaccionó el pueblo y lanzó diversos objetos contra la policía y cuatro vehículos policiales fueron destruidos. 32 personas fueron arrestadas.

Entonces la policía de inmediato ordenó a su portavoz inventar una buena historia para la prensa: que la policía "fue rodeada y atacada" por una pandilla de africanos agresivos, así que tuvieron que disparar contra Max.

Más tarde se estableció la verdad por testigos presenciales, que contaron una historia completamente diferente a la versión policial.

La ZSP, una organización libertaria de Polonia, emitió una declaración y solicitó una acción de emergencia al día siguiente. Durante el día, la TV entrevistó a la esposa de Max, Monika, a los miembros de la ZSP y otros, finalmente, dejando claro lo que realmente sucedió.

Por la noche, la gente se reunió en la escena del crimen. Se hicieron algunas intervenciones y luego hubo una manifestación espontánea a la comisaría para exigir la liberación de los presos y para protestar contra la violencia policial. Allí, un grupo de amigos africanos de Max llegó y le explicó a la gente acerca de lo que realmente ocurrió durante la represión y la muerte del inmigrante nigeriano.

Las autoridades polacas acusaron formalmente a 25 de los 32 detenidos por haber asaltado a un policía.

Hoy [por ayer], 25 de mayo, alrededor de las 11, después de una acción de presión y solidaridad, la policía puso en libertad a todos los detenidos, pero siguen estando acusados de agredir a un agente de policía y el caso va a juicio. Se enfrentan hasta 10 años de prisión si son declarados culpables.

Max vivió legalmente en Polonia durante años. Estaba casado con Mónika, una mujer polaca con la que tuvo tres hijos, de 10, 4 y 2 años. Vendió mercancías en el estadio como un segundo trabajo para complementar sus ingresos y ayudar a su familia.

Vídeo de la muerte de Max (imágenes fuertes):

Video de la intervención de los amigos de Max durante una protesta (en inglés):
http://cia.bzzz.net/wypowiedzi_imigrantow_na_pikiecie_przeciw_policyjnemu_mordowi#comment-89782

Fotos de Indymedia Portugal

No hay comentarios:

Publicar un comentario