31 may. 2010

[Grecia ] Cartas desde las prisiones

3/5/2010

El diez de abril del 2010 se llevó a cabo mi arresto (sic)-secuestro por el servicio antiterrorista de EL. LA (Policía Griega). A continuación y después del innecesario y de mal gusto show en el que participaron numerosos pelotones de MAT, EKAM, secretas, coches patrulla de intervención rápida, fiscales, etc, con las puertas rotas (a pesar de que había entregado mi llave) y con ridículos “hallazgos” extraídos de mi vivienda tanto material antiautoritario impreso, libros de literatura y de política, como multitud de películas de cine, fui conducido a GADA (comisaria central) en donde por bastantes horas diferentes encapuchados se alternaban delante de mí sin responder a mi pregunta de si se trataba de una comparecencia sin cargos o de un arresto. No se me permitió la comunicación con mis abogados, pero tampoco se me preguntó absolutamente por nada. Entrada la noche del 11 de abril fue expuesta y hecha pública mi detención por la pertenencia a la organización Lucha Revolucionaria y me acusaron de violar ni poco, ni mucho, sino totalmente el código penal. Por si fuera poco, pese a estar ya arrestado, ni se me permitió de nuevo la comunicación con mis abogados.

En los siguientes días, los pretendidos y cotorros periodistas tejieron las mentiras que vinieron a repetir vergonzosamente el clima de miedo-histérico que vivimos en el pasado por parte. Ellos que en realidad componen tanto la oficina de prensa de la anti-terrorista porque reproducen sus incoherentes “fugas” de las fuentes policiales, como el noticiero de prensa de la policía el cual necesita, al fin y al cabo, para funcionar un clima de tensión con el que se condena a toda costa bajo el nombre de “presunto de”...... Esta vez casualmente era yo. Paralelamente a esta parafernalia, entonces fui bautizado por la policía “hombre-llave”, “miembro fundamental”, “vínculo de unión”, “aquel que se zafó del conflicto de Dafni (barrio en el que vivía Lambros Fundas)”, “intelectual”, “antiautoritario duro”, etc. y todo eso a pesar de no tener ninguna prueba. Solo “secreto femenino” les faltó decirme que tenía y no lo hicieron por motivo de sexo. Sueldos dignos, entonces, los de esos continuadores y aspirantes a Goembels, pero lo siento, olvidaba que este era fascista y ahora sin embargo tenemos “democracia de arrestos” bajo las ordenes del distinguido servicio americano Pro-po (Servicio de protección al ciudadano).

POR ESTO, ENTONCES

Desde el primer momento negué los cargos y por tanto la participación en la organización Lucha Revolucionaria. Lo que no niego es mi dilatada participación en el movimiento anarco-antiautoritario y es por esto por lo que realmente hoy me encuentro en esta atroz situación (en el subsuelo de una cárcel, en prácticamente régimen de aislamiento y con un campo visual de 20 metros máximo). No niego mi presencia en todo el abanico de sus acciones y por la continuidad quiero creer de mi consecuente participación en las luchas sociales, en las que el espacio político al cual pertenezco forma históricamente una parte indispensable. Tampoco niego mi relación de compañerismo político y de amistad que mantuve con el constante luchador y fallecido Lambros Fundas y con cualquiera de los que, como a mí, han hecho presos. Como es fácil de esperar, después de tantos años de llevar a cabo acciones en el espacio anarco-antiautoritario y en las luchas sociales, conozco y tengo como compañeros a cientos pero no a miles de personas con quienes me uno hasta en amistad. Sin embargo, desafortunadamente, vivo en mis carnes el nuevo dogma de “luz” de la represión que penaliza nuestras relaciones políticas, amistosas y sociales.

Vivimos en un lugar en el que la tradición de lucha tiene profundas raíces, pero esas raíces son regadas con la sangre de los que luchan en las montañas, en las ciudades, en los sitios de ejecución, en las cárceles, en los “nuevos Parteones” de Macronisos o de cualquiera de las islas desoladas. (Macronisos es una de las islas estériles en la que se hacinó en cárceles a los disidentes del régimen condenados al exilio durante el triunfo nazi y que se siguieron usando durante la dictadura de juntas militares). Este lugar de profundas raíces históricas tiene también terrorismo de estado. Los tiempos cambian. La fraseología cambia, pero el poder permanece igual. Dos mundos enfrentados. El mundo de los interesados capitalistas asesinos. Y el mundo de la resistencia social. Yo, en este enfrentamiento, he elegido defender el lado de las “barricadas” en el cual me posiciono porque no tengo ninguna intención ni de firmar el certificado de buena conducta (y cordura) social, ni cualquier declaración de arrepentimiento o de negación de mi política, mi pertenencia y mis acciones. De ello estoy orgulloso. Y más ahora, que está claro que el endurecimiento del ataque por parte del estado y del capital hacia la sociedad, es una consecuencia de la presencia del FMI en nuestro país tiene. Recuerdo cuando diez años antes en Praga junto a millones de compañeros de todo el mundo, impedimos tras violentas concentraciones, la reunión de ese mismo mecanismo criminal. Y al año siguiente, en Génova, esos criminales del capital respondieron en la única lengua que conocen (esa violencia) con el asesinato de Carlo Juliani. Por aquel entonces estábamos bajo la declaración criminal de guerra de T. Blair y “con la compañía anarquista de teatro en gira”. Otras veces fuimos “provocadores” que “se inmiscuyen” y “calumnian”. Otras veces nuevamente “hooligans apolíticos”. Otras veces los “marginados de Exarjia”, etc.

La verdad claramente es otra. La verdad es que somos espacio político en el cual hay discurso y acción, e interviene en una sociedad que reveló la posibilidad del estallido insurreccionalista, en Diciembre del 2008. La verdad es que somos un espacio político que resiste al crimen continuado de los accidentes laborales, de los sacrificios humanos puestos en el altar del beneficio, por los capitalistas. Y resiste al continuo crimen de las cárceles, que en las últimas décadas ha llegado a cuatrocientos muertos. Y se mantiene solidario con los inmigrantes que son asesinados cada día en las fronteras terrestres y marítimas del país y con los que son torturados y humillados en los comisarias de policía o en los modernos campos de concentración (como en Paganí, en la isla de Mitilini, entre otros). Se mantiene solidario con los presos políticos. Se opone a la catástrofe del medio ambiente y participa en todas las luchas sociales. Somos un espacio político que no reconoce el monopolio de la violencia del estado e intenta en la medida de sus fuerzas salir adelante de las continuos ataques por parte del estado y del capital, anteponiendo la solidaridad, la autogestión, el desinterés.

Nos encontramos, por lo tanto, en el punto de mira de la represión que no vacila en tirotear a niños de 15 años, en endemoniar barrios enteros (hecho que los vecinos de Exarjia conocen muy bien), en penalizar relaciones políticas, personales y sociales, en construir acusaciones temporales y oportunistas por razones políticas, tal es el caso del centro social anarquista Resalto (Al abordaje) en el barrio de Queratsini que fue bautizado de organización “terrorista” en Diciembre del 2009. Como el caso del estudiante de los zapatos verdes. Como el caso de la Plaza Aristóteles también en Diciembre del 2009 donde los “pretores que protegen al ciudadano” colocaron molotov a los viandantes. Como en 2003 de nuevo en Tesalónica con el manifestante Simón Chapman quien fue acusado de molotov. Como en el caso de la maceta de jardín que utilizando el refrán popular fue “ cornudo y apaleado”. Como en el caso del también manifestante Mário Z. que tenía jabón y albornoz y le bautizaron de todo. Como, como, como...y todo lo que no sabremos.

Un lugar como este, en el que aquellos que pretenden mandar se afanan en la abolición del asilo universitario mientras ellos mismos se refugian bajo su asilo parlamentario y se comportan como una mafia moderna y se absuelven los unos a los otros de sus enormes escándalos (Siemens, Batopedi, Homologa, ipolopes, C41). En un lugar donde la proclamación de la guerra del estado contra la sociedad, se certifica por el hecho de que existan las bandas mecanizadas de EL. LA ( los policías son repeticiones de un modelo en serie) y la ocupación policiacomilitar en las calles que tienen el exclusivo objetivo de disuadir y replegar las luchas sociales. En un lugar que celebra oficialmente la dictadura del FMI. Un lugar en donde las palabras pierden su sentido y nueve balas en el cuerpo del transeúnte: Nicola Toddy, en Virona se denomina “por razones de seguridad”. En un lugar en el que bajar la cabeza y aceptar la reducción de los derechos conquistados con luchas y sacrificios y aceptar el total desangre económico de los más indefensos estratos sociales en favor de las ganancias de los capitalistas, se denomina “capitalismo ecológico (verde)”. En un lugar en el que la arrogancia del cinismo y la duplicidad de los poderosos no permite ver fácilmente que su política es la que conduce a la cárcel y no cualquier otra forma de “nebulosa” o el lucro “impersonal”.

En este lugar, por tanto, en el donde la resistencia a los planes de los capitalistas es el único camino y por tanto una obligación. Resistir significa hacerlo sobre bases autorganizadas, sin intermediarios y antijerárquicas por la libertad, dignidad y justicia social.

En lo que me toca, seguiré luchando. Seguiré negando las categorías que me atribuyen, pero de ningún modo negaré ni mi identidad, ni mi participación, ni mi acción política.

EL ESTADO ES EL ÚNICO TERRORISTA

LAMBROS VIVE DENTRO DEL CORAZÓN DE CADA PERSONA QUE LUCHA


El “que lleva puesto” hasta y lo que ni yo sé.

Sarados Nikitopulos

Sexta ala de Corridalos

PDT1 El nombre y la ley de “encapuchados” es o no válido para esos que me “secuestraron” y me llevaron en procesión como trofeo frente a las cámaras de GADA en Evelpidon y a la inversa.

PDT2 Un enorme agradecimiento para todos que a su modo expresan su solidaridad.


Desde el 10 de abril de 2010 me encuentro prisionero, junto con otros compañeros a quienes conocí en mi trayectoria de luchas sociales, por la conocida ley antiterrorista en régimen de violencia y guerra psicológica. Mi detención se llevó a cabo, de forma cinematográfica y espectacular, en el barrio de Victoria por entre 10 y 15 individuos que me apuntaban con sus armas, mientras llamaban a movilizar alrededor del barrio a la fuerza de EKAM (equipo especifico de represión del grupo antiterrorista), ante el temor de cualquier reacción mía. Armados hasta los dientes frente a un desarmado. Claro que no me fue difícil entender lo que estaba pasando por la experiencia que he adquirido en estos años de continuos seguimientos y hostigamientos, que recibí tanto en mi casa paterna de Nikea como en Peukakia donde residía. Por ello no le dí especial importancia pensando que el incidente era una táctica de intimidación más de las autoridades para acabar con la disidencia, con los que luchan. Vieja táctica de los mecanismos represivos, del orden de dominación utilizada concretamente en periodos de agitación social. Claramente no sabía todavía lo que realmente me estaban preparando las autoridades. Me he encontrado en repetidas ocasiones, tanto yo como muchos otros compañeros, sin pruebas o con categorías ad hoc, sistemáticamente sentados en el banquillo de la ridícula justicia, del poder en forma humana. En todas estas he sido absuelto de los cargos porque los mismos maderos no podían sostener ni sus propios cuentos. Viví en libertad con cargos y controlado por las autoridades durante nueves enteros años. Nueve años de continuos seguimientos en un intento de perseguir mi acción, penalizando mis relaciones personales, mis ideas y mis pensamientos políticos, que desde hace años he expresado abierta y claramente.

¡Y lo digo otra vez más! Soy anarquista y lucho con todas mis fuerzas por una revolución social.

A continuación de mi detención, y como conocía la chulería de su antiterrorismo tampoco me sorprendió que me llevaran allí “donde cocinan sus estupideces”, a la duodécima planta de la comisaria central de GADA (comisaria central de Atenas). Allí donde en una oficina entras para la identificación y en la contigua sales con la inculpación de severos cargos. Estos susodichos “chulos”, que aprenden obviamente de sus primos los torturadores de la dictadura de las juntas militares, me golpearon a mí y a mis compañeros cuando teníamos las manos esposadas, mientras con insultos y amenazas agarraban más ritmo. Resulta que experimenté la simple tramitación de la metodología de los maderos, gracias a los jueces de instrucción y los fiscales, que así envolvieron mi vida en un impreso oficial de inscripción. Mi caso lo ataron de pies y manos y ahora me encuentro en prisión preventiva en la cárcel de Trícala. Claramente nada es casualidad y la elección de la quinta facción para mi “estancia” es algo más que calculado. No hace falta que mencione claramente la particular indecencia de mis condiciones de vida en la “moderna” sala de torturas de la democracia. Basta solo con decir que las vacaciones de sed que me están dando están más allá de cualquier fenómeno cotidiano. Y que le vaya bien a la constructora Justicia, que con financiación pública se encarga de las infraestructuras de cárceles y juzgados!!!!

Es una vieja táctica del poder aliado con los mass media, calumniar y penalizar a las luchas sociales y a las relaciones personales de los que las lidian. No es la primera vez que sucede algo así pero esta es la primera vez que sentí en mi piel la increíble brutalidad, cuyo objetivo es burlarse de mi vida, difamando tanto a mi persona, a mis acciones, como a mis compañeros, amigos y familiares y al agrandado movimiento de subversión, en cuya obra participo. En este intento, mi casa fue bautizada como guarida con techo de caña, que por cierto ya lo encontré allí cuando la alquilé. Mi casa mi espacio personal, pasó hábilmente a transformase en un peligroso centro de operaciones. ¡El que no hayan encontrado nada dentro de esa casa, quizás no tenga ninguna importancia!. Las continuas “fugas” de mentiras y de sobreinformación vulgar llegaron a sumarse a todo el canibalismo, que reveló una vez más la manía vengativa de los mecanismos y de los periodistas con cada uno de los oponen resistencia. Y esto es solo una apreciación sobre la violencia organizada de los mecanismos y de las leyes criminales del estado y de los jefes que está por encima de nuestras vidas.

Naturalmente ni la penalización de las luchas, ni la criminalización de esos individuos que niegan el régimen establecido ni es nuevo, ni insólito.

Cuantos luchan ya lo conocen perfectamente. Por otro lado, cuando en una pegada de carteles alguien es detenido, lo es por ensuciar y por pegar en lugares prohibidos, y no por las ideas o por lo subversivo del discurso, que es sin embargo, en realidad la causa de su persecución misma.

Me sitúo en contra del mito de la legalidad y de la barrera artificial de la inocencia y la culpabilidad. Me declaro enemigo del régimen y adversario sin tregua del estado y del capital. Además, mi declaración ante el juez de instrucción fue de que “no rechazo ninguna forma de lucha en contra del estado y del poder” es la única causa que encontraron para colocarme la preventiva y no sus podridas inculpaciones. Si esperaban de mí declaraciones respetuosas con la ley y cambios de opiniones, calcularon mal. Yo en mi vida no he aprendido a arrastrarme a la derecha o a la izquierda como comunista arrepentido, chivato o delator. No he aprendido a arrastrar a mis amigos y compañeros, a abandonarles, a denunciarles, ni a repudiarles delante de los que me inculpan para salvarme. Yo en mi vida he mantenido alta la cabeza, soy hombre orgulloso. No me arrastro, aun si eso tiene costes. Si alguien aprende a vivir así arrastrado, realmente me avergüenzo de sus consecuencias.

En esta casualidad temporal, donde el endeudado y en bancarrota estado griego bajo el paraguas del FMI, se esfuerza en aterrorizar y reprimir cada acción rebelde porque está asustado por “los Diciembres” que vendrán, nuestro deber, es entonces el de combatir por un derribo de ese tamaño.

Seguiré luchando en contra de la vigilancia y del control por encima de nuestras vidas, por la destrucción de las cárceles. Por la revolución social y la libertad. Porque en este mundo, la libertad no se regala, se reivindica con batallas y venciendo.

TERRORISTAS, CRIMINALES Y LADRONES

ES EL ESTADO Y EL CAPITAL.

HONRA PARA EL ARMADO GUERRILLERO LABROS FUNDAS.

LIBERTAD A TODOS LOS COMPAÑEROS QUE SE ENCUENTRAN EN LA CÁRCELES POR SU ACCIONES DISIDENTES

BAGGELIS STAZOPULOS

CARCELES DE TRICALA

5-10-2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario